Meditatio Sonus

Primer Ciclo (2012)


Hugo Solis
Hugo Solis
Hugo Solis

Hugo Solis

18 de Noviembre de 2012

 

Programar en algún lenguaje, cuando debo de resolver un problema lógico, imbricado y compuesto de elementos interconectados, centra mi atención en un punto en específico por largos períodos de tiempo.

Por otra parte, al escuchar con audífonos música basada en patrones repetitivos mientras estoy en movimiento físico (sobre todo en bicicleta) se provoca en mí el fenómeno del aislamiento del entorno, la exaltación de sincronías audiovisuales y un cambio en la percepción del tiempo. Durante dicha experiencia la combinación audiovisual, los cambios graduales de patrones repetitivos y el movimiento físico me ofrecen una atención fija del evento musical que pocas veces logro en otros contextos donde las interferencias desvían mi atención. Por el contrario, en este caso, las interferencias son parte del proceso acústico.

Por último, me gustaría referirme a la escucha con audífonos y a la escucha con transductores de alta frecuencia. Ambas formas de percepción sonora no se encuentran en la naturaleza y fueron creadas con procesos tecnológicos. Fisiológicamente el oído no fue creado para la escucha apoyada y las dos escuchas ofrecen una dislocación de la realidad y del entorno. Con los audífonos el sonido se materializa y conceptualiza dentro de nuestras cabezas, por su parte, la escucha con los transductores es generada con nuestra cabeza convirtiéndola en cuerpo resonante. En ambos casos el sonido establece relaciones y significaciones no convencionales entre el entorno, el sonido y la percepción.

El concierto del Audiorama de Chapultepec dentro de Meditatio Sonus conjunta estos tres fenómenos a través de un concierto donde: a) el evento sonoro se produce con sonidos repetidos con transformaciones graduales, b) la función del espacio forma parte del discurso, ya que la sonoridad es espacializada con bocinas hiperdireccionales y audio multicanal y c) la producción sonora es generada en tiempo real a través de un código escrito durante la experiencia acústica. Las fuentes originales de los materiales son grabaciones de campo de las zonas aledañas al Audiorama realizadas durante días previos al concierto.